Fallece el dramaturgo Francisco Nieva

Francisco Nieva (Valdepeñas 1924), él mismo ha contado su biografía en su libro de memorias Las cosas como fueron (2002).

Estudió pintura en la Real Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid y se interesó por los movimientos de vanguardia, el expresionismo y el surrealismo. Autor de piezas teatrales como Coronada y sus hijas, El rayo colgado (1952), Tórtolas, crepúsculo y… telón (1953), El corazón acelerado (1953), El maravilloso catarro de Lord Bashaville (1967), La señora tártara (1970), Funeral y pasacalle (1971), El combate de Ópalos y Tasia (1953), La Pascua negra (1955), El fandango asombroso (1961), El aquelarre del Pitiflauti (1961), Pelo de tormenta (1962), Es bueno no tener cabeza (1966) y La carroza de plomo candente (1971).

En Obra completa (2007), Nieva clasifica su obra en seis grupos: Centón de teatro Teatro Furioso Teatro de Farsa y Calamidad Teatro de crónica y estampa Tres versiones libres Varia teatral.

Francisco Nieva recibió, entre otros galardones, el Premio Polignac de Francia (1963); el Premio Nacional de Teatro (1979) por su trabajo en Los baños de Argel, de Miguel Cervantes; el Premio Mariano de Cavia de Periodismo (1991) por ¡Música, maestro!;  el Premio Príncipe de Asturias de las Letras (1992); el Premio Nacional de Literatura Dramática (1992) por El manuscrito encontrado en Zaragoza ; la Medalla de Oro a las Bellas Artes (1996); el Premio Max de las Artes Escénicas (2011), y el Premio Valle-Inclán (2011) por Tórtolas, crepúsculo y… telón.

Ocupaba la silla «J» desde el 29 de abril 1990, fecha en la que ingresó con el discurso titulado Esencia y paradigma del «género chico».

Puedes consultar sus obras en el catálogo de la Biblioteca UNAV.