La habitación

La habitación, Jonas Karlsson, Salamandra, 2016.

Este libro tumba de un plumazo dos mitos: el de que la literatura nórdica solo produce novela negra y el de que el trabajo de un oficinista es anodino.

Björn es un funcionario muy escrupuloso. Cada hora laborable la reparte en 55 minutos de trabajo y 5 de descanso. No le gusta alterar su rutina. Ni que le invadan su mesa. Ni la mediocridad.

Un día descubre una habitación desconocida. Siempre deshabitada, acude allí de vez en cuando buscando relajación. Desde el descubrimiento del habitáculo, ya nada será igual.

A través de un planteamiento surrealista, nos encontramos con una muestra del mundo laboral actual llevado al extremo. Y es que en el trabajo nada es o blanco o negro, hay toda una paleta de colores, y lo que para uno puede ser azul turquesa, para otro azul hielo o incluso amarillo verdoso.

Esta reseña puede parecer un poco misteriosa y carente de información, pero es que en este caso es difícil contar la historia sin desvelarla. Os animo a leerla; os encontraréis una novela a veces inquietante, otras delirante y siempre original. Además tiene otro atractivo: el autor deja la resolución del conflicto en manos del lector y como tal, el final es poliédrico.

Inmaculada Setuáin Mendía

Primeras páginas