Conspiración

 Conspiración, Robert Harris, Grijalbo, 2010.

Robert Harris ha construido un personaje fascinante, lleno de matices, complejo y apasionante. Astuto, manipulador, inteligente y tenaz, Cicerón es el protagonista ideal, inmerso de lleno en una época convulsa que se desarrolla a su alrededor y de la que Tiro, su fiel secretario, nos mantiene informados. “Tengo mis defectos, Tiro, y tú los conoces mejor que nadie, de modo que no necesito decírtelos, pero no soy como Pompeyo, César o Craso. Todo lo que he hecho, todos los errores que he cometido, lo he hecho por mi país; ellos… todo lo que hacen, lo hacen por su propio beneficio, incluso si eso supone apoyar a un traidor como Catilina. –Dejó escapar un hondo suspiro. Casi parecía sorprendido de sus principios-. Bueno, supongo que habrá que decir adiós a unas cuantas cosas: a una vejez tranquila, a la reconciliación con mis enemigos, al poder, al dinero, a la popularidad entre la chusma…”.

 Una novela brillante que ilumina una época de conjuras políticas que supondrán el declive de la República romana. Conspiración recrea de forma magistral la vida de Cicerón, uno de los personajes más fascinantes de la antigua Roma, y consagra a Robert Harris como una de las figuras más destacadas de la ficción histórica.