Poetisa de la Generación del 27

En este mes dedicado a la poesía queremos rendir nuestro pequeño homenaje a una poetisa de la Generación del 27, Ernestina de Champourcín, reproduciendo varios haikus y algún poema escritos por ella, llenos de alma y de sensibilidad.

 

“Un  instante de Amor que lo detiene todo;
y las cosas creadas se rinden dulcemente.


Se lo dije y calló, ¿Acaso recogiste
la flor de aquel silencio?”

 

“¡ Ser como esa palmera abierta al mediodia!
Que mis hojas no hagan más que filtrar Tu luz…”

 

Te esperaré apoyada en la curva del Cielo

Te esperaré apoyada en la curva del cielo…
Te esperaré apoyada en la curva del cielo
y todas las estrellas abrirán para verte
sus ojos conmovidos.
Te esperaré desnuda.
Seis túnicas de luz resbalando ante ti
deshojarán el ámbar moreno de mis hombros.
Nadie podrá mirarme sin que azote sus párpados
un látigo de niebla.
Sólo tú lograrás ceñir en tus pupilas
mi sien alucinada
y mis manos que ofrecen su cáliz entreabierto
a todo lo inasible.
Te esperaré encendida.
Mi antorcha despejando la noche de tus labios
libertará por fin tu esencia creadora.
¡Ven a fundirte en mí!
El agua de mis besos, ungiéndote, dirá
tu verdadero nombre.