“Honestidad con el otro, inteligencia con el texto y descaro con uno mismo”

Daniel Aldaya Marín (Pamplona, 1976) es autor de los poemarios Inventario de panes y peces (Fecit, 2003), SMS (Calambur, 2007) y Poema York (Publicaciones del Gobierno de Navarra, 2007).

Ha recibido, entre otros, el Premio Francisco Ynduráin de las Letras para Escritores Jóvenes, Premio a la Creación Literaria de Gobierno de Navarra, Primer Premio de Géneros Literarios en los Encuentros de Jóvenes Artistas de Navarra, Primer Premio Concurso de Poesía Joven de Alzira. También ha sido premiado en diversos certámenes de narrativa.

Es miembro del Consejo Navarro de Cultura, pertenece al consejo de redacción de la revista Río Arga, colabora en la revista ON, está incluido en varias antologías, es jurado de diversos certámenes y ha escrito letras de canciones.

1. ¿Desde cuándo lees?

Siempre me recuerdo leyendo. La primera vez que pisé una biblioteca pregunté maravillado: “¿Todos estos libros son para mí?”.

2. ¿Cuáles  son  tus escritores favoritos?

Tantos… De todos he aprendido algo. Es como responderte a quién quiero más, si a papá o a mamá.

3. ¿Recuerdas algún libro que te impresionara de manera especial? Comparte con nosotros un verso que te marcó

Como hijo de la EGB que soy, y después de toda una infancia lectora, La familia de Pascual Duarte dio por concluida mi infancia y me preparó para este verso que leería años después: “Que la vida iba en serio…”.

4. ¿Cómo convencerías a un no lector para que leyera?

No le convencería. Dejaría que viese lo feliz que soy mientras leo.

5. ¿Qué es y qué no es la poesía?

Poema es esto y esto y esto, que decía Juan Larrea.

6. ¿Cuándo y por qué empezaste a escribir poesía? ¿Qué resulta más útil a la hora de escribir: la honestidad, la inteligencia o el descaro?

De niño. No sé el motivo. Lo cierto es que mejoré mi horrorosa caligrafía copiando los poemas de Antonio Machado.

Honestidad con el otro, inteligencia con el texto y descaro con uno mismo.

7. ¿Qué pensabas que serías de mayor?

Futbolista. A lo más que he llegado es a que algunos me saquen parecido con Guardiola (por la barba y las entradas).

8. En un tiempo tan convulso como en el que vivimos, ¿tiene sitio la poesía?

No parece menos convulso que otras épocas, según nos dice la Historia. Tal vez más deshumanizado, pero tampoco estoy seguro. Contestaría con otra pregunta: “¿Tenemos sitio nosotros en la poesía?”.

9. ¿Por qué crees que la lectura de poesía no alcanza a la de otros géneros? ¿Las nuevas generaciones van a cambiar esta tendencia?

Porque no es rentable a efectos de mercado, porque es un lenguaje que a veces no se entiende y porque se suele identificar como algo cursi y cantarín.

Las nuevas generaciones de hoy serán las antiguas de mañana; quizá las nuevas tecnologías cambien esta tendencia.

10. ¿Le resultó difícil publicar su primer libro? ¿Es complicado que te publiquen poesía?

Por supuesto. Tuve que bregar con los dichosos premios, y aun así. Es muy complicado que te publiquen, y no hablemos en poesía…

11. ¿Cómo se mueve un joven poeta en un ámbito con tanta solera?

Gracias por lo de joven y por lo de poeta. Con naturalidad, viviendo la solera a la sombra.

12. ¿Cómo ves el romance que viven las letras y las nuevas tecnologías? ¿Acabará en boda?

Como todas las parejas que se están conociendo, necesitan pasar del enamoramiento al amor. Están en el cursillo prematrimonial.

13. Como fuente de inspiración: un amanecer, los amigos o un plato de ajoarriero.

Un plato de ajoarriero con los amigos y que la conversación se prolongue hasta el amanecer.

Agradecemos a Daniel Aldaya su dedicación.