«Leer es saber. Una sociedad que lee, que conoce, es más fuerte, más activa, menos dada al letargo y a que le tomen el pelo».

Jesús Cintora (Ágreda, 1977) es licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra. En televisión ha presentado espacios como Las Mañanas de Cuatro, Cintora a pie de calle y La línea roja (Cuatro TV, Mediaset); Las cosas claras (TVE) y Carretera y manta (La Sexta, Atresmedia). En radio, ha trabajado en la Cadena SER (1996-2011), donde empezó haciendo prácticas, coordinó el tramo informativo de Hoy por hoy, con Iñaki Gabilondo, o dirigió los noticiarios Matinal, Hora 14 y Hora 25 fin de semana. También fue miembro de la redacción que inició las emisiones digitales de Radio Marca o ha colaborado con Telecinco, 13TV o la Agencia EFE. Como escritor ha publicado La conjura, Conspiraciones, La hora de la verdad y No quieren que lo sepas.

________________________________________

●       De niño, ¿eras lector? ¿Cómo recuerdas las lecturas de tu infancia?

Aún recuerdo el primer libro que leí, que fue Fray Perico y su borrico. He coincidido con varias personas de mi generación que también se iniciaron con este libro de Juan Muñoz Martín. Los libros de la colección “Barco de vapor” fueron un clásico infantil que los Reyes Magos traían a casa. Un poco más adelante, en la escuela del pueblo, tuve un maestro de Lenguaje, José Vilda, que convirtió las visitas a la biblioteca del colegio en una constante para los alumnos. Los libros de aventuras eran los que más me gustaban.

●       ¿Cuál es tu libro favorito y por qué?

Me cuesta quedarme con uno solo. Lo último que suelo destacar es la trilogía de La forja de un rebelde, de Arturo Barea, y A sangre y fuego, de Manuel Chaves Nogales. Ambos autores fueron grandes cronistas. Son obras que abordan, entre otras cosas, la Guerra Civil española. Lo hacen de una forma magistral. Barea arranca de una época incluso anterior y culminó un gran relato sobre la España de entonces, que explica algunos rasgos de la de ahora.

●       ¿Qué es para ti la lectura?

La lectura es trasladarse a otros mundos y abstraerse de la realidad por momentos. Lo que pasa es que, al mismo tiempo, ese momento apacible permite cultivarse divirtiéndose. Leer es saber. Una sociedad que lee, que conoce, es más fuerte, más activa, menos dada al letargo y a que le tomen el pelo.

●       ¿Algún libro que hayas leído últimamente y que nos quieras recomendar?

La lluvia amarilla, de Julio Llamazares. Aborda un tema que viene de atrás, pero es muy actual. La despoblación de las zonas rurales es un desgarro que sigue produciéndose cada día y no se le hace mucho caso. El autor lo contó de una forma que ya es historia en la literatura española.

●       David Beriain, que fue compañero tuyo de clase, dijo que «a veces la historia más grande está en el lugar más pequeño» ¿Cómo es el proceso de búsqueda de la información para luego plasmarla en un libro?

David fue un gran reportero y, como tal, un buen contador de historias. Sabía que la noticia puede estar en cualquier lugar y hacia allá iba para contarla. Lo mataron haciendo lo que más le gustaba. Es trágico, pero me quedo con eso porque le dignifica enormemente. Fue a sitios donde otros no se atrevieron. Siempre quiso poner luz en lugares donde había oscuridad, donde se escondían hechos por descubrir y no se estaban contando. Para un libro es fundamental partir de una buena idea. Luego la información construye el relato. Ver previamente cuál será su desarrollo, trazar una estructura previa es fundamental antes de ponerse a elaborarla.

●       ¿Sientes que en tus libros tienes más libertad para expresarte? En ellos haces un periodismo de denuncia, de exponer “lo que no quieren que sepamos”.

En alguno de los libros que he escrito he tenido la ocasión de expresar con más profundidad ideas y contenidos que en los programas de televisión no tenían tanta cabida. Los códigos de un espacio de tele no son los mismos que los de un libro. En el último libro que he escrito me he soltado a gusto con aspectos que deben denunciarse de nuestra democracia y que deberían mejorar.

●       En tu etapa como estudiante de Periodismo  en la Universidad de Navarra ¿eras usuario habitual de la Biblioteca?

Me pilló entre el edificio donde se ubicaba antes y el actual. Entre los compañeros de piso compartíamos libros de la Biblioteca de la universidad y los que cada uno tenía, que compraba o le regalaban. Es una de las cosas más bonitas que recuerdo.

●       ¿Qué lecturas recomendarías a los estudiantes de Comunicación de hoy?

Creatividad, S. A. de Amy Wallace y Edwin Catmull.

El libro del guión de Syd Field.

Los cínicos no sirven para este oficio de Ryszard Kapuscinski.

No quieren que lo sepas de Jesús Cintora.

●       Si pudieras ser un libro … ¿cuál sería y por qué?

Me gustaría divertirme dentro de La tesis de Nancy, de Ramón J. Sender. Es uno de los libros más divertidos que recuerdo.

Muchas gracias por tus respuestas, seguiremos pendientes de tus próximas publicaciones.