Febrero 2020. James Joyce

“He wanted to cry quietly but not for himself; for the words, so beautiful and sad, like music”.

Le entraron ganas de llorar quedamente, pero no por sí mismo, sino por aquellas palabras tristes y hermosas como música