¡Las bibliotecas son un regalo!

img_20170123_232501_725Beatriz de Silva Ruiz de Austri (1997, Cáceres) estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas de la Universidad de Navarra. Autora del poemario Mármol.

********************

  • ¿Con qué libros comenzó tu afición lectora?

Mi madre y yo solíamos leer juntas todos los libros de la colección ‘’El barco de vapor’’. Ella me ayudaba y me enseñaba el vocabulario cuando era muy pequeña. Después, seguí mi pasión por la lectura con las aventuras de Los cinco y Torres de Malory de Enid Blyton o Puck de Lisbeth Werner. Me introduje en el mundo de la lectura con los mundos de fantasía y de aventura pero, desde ahí, fui educando el gusto en casi cualquier género.

  • ¿Cuáles son tus escritores preferidos?

He tenido escritores preferidos muy dispares dependiendo de la etapa, de la edad y, por supuesto, del género. Al principio eran Enid Blyton, Agatha Christie, Julio Verne y Emilio Salgari… Ahora mismo diría que son Herman Hesse y John Steinbeck. En cuanto a poesía, mis favoritos son Fernando Pessoa, Federico García Lorca y Blas de Otero. Últimamente he descubierto a Miguel D’Ors y también lo consideraría de mis favoritos.

  • ¿Qué género literario te gusta más?

Siempre me conquistará una buena historia de aventuras o de fantasía, pero también sé que no podría vivir sin las de ciencia ficción. Ahora me siento muy inclinada hacia las novelas de realismo social (de ahí Steinbeck).

  • ¿Lees en formato electrónico y/o en papel?

Siempre en papel. Si leo algo en formato digital es porque no hay otro remedio… Para mí el placer de la lectura tiene mucho que ver con la sensación de pasar las páginas. Me gusta mucho mirar el libro por fuera antes de leerlo; hojearlo, mirar la portada, cómo está ‘’vestido’’. Sobre todo si es antiguo.

  • Mármol está dividido en los cuatro elementos de la naturaleza: Agua, Fuego, Aire y Tierra. ¿Qué sentimiento abordas en cada parte?

Tierra es el primer capítulo. Trata sobre aspectos más mundanos, reflexiones de la vida cotidiana. En cambio en Agua hay poemas que ahondan en la muerte, la vida, Dios, el sentido del dolor, etc… Aire es un poco más liviano, son poemas sobre el amor y para el amor. Y, por último, Fuego recoge los sentimientos de ira, odio o sufrimiento negativo.

  • ¿Ya tienes alguna idea para tu próximo libro? ¿Seguirás por la senda poética, o piensas introducirte en la narrativa?

Probablemente ninguna de las dos. No puedo asegurar que vaya a convertirlos en libro, pero me está gustando mucho escribir ensayos. No tengo pensado dejar de escribir poesía y, si llega el momento en el que tenga suficientes poemas reunidos, volveré a la carga con un nuevo poemario. Además, escribir narrativa siempre ha formado parte de mi vida, así que, aunque tampoco puedo decir que tenga un proyecto próximo de publicar algo, mi cabeza está llena de ideas.

  • ¿En qué momento te entró el gusanillo de la escritura?

A los 9 años. Lo recuerdo perfectamente, además. Después de leer tantos libros de aventuras y de ver tantas películas (porque siempre me ha apasionado el cine) tenía la cabeza llena de historias fantásticas. Un día antes de dormir cogí una libreta y un boli y me puse a escribirlas. Después se convirtió en algo diario, ya tenía hábito de escribir, y desarrollé toda una novela uniendo las historias. Una vez que empecé, las ideas se agolparon en mi mente y tuve que organizarme para escribir diferentes historias al mismo tiempo. Dependiendo de cómo me sentía a la hora de sentarme a escribir, abordaba un proyecto u otro. Era estresante a veces porque la cabeza siempre iba más rápido que el cuerpo pero, eso sí, nunca me aburría.

  • ¿Eres usuaria activa de las bibliotecas? ¿Cómo animarías a otro estudiante a utilizar la Biblioteca?

Soy más de librerías. En casa tenemos nuestro propio proyecto de biblioteca particular donde no faltan nunca los libros esenciales, es una maravilla. Mis padres son lectores empedernidos y he sacado el hábito y gusto de leer gracias a ellos. Vamos ampliando nuestra biblioteca aportando, de vez en cuando, nuevos ejemplares y así, además, ayudamos al sector. De todas maneras, aunque sería genial poder tener cada libro que deseáramos, es imposible, así que muchas veces tiro de biblioteca. En este sentido animaría a todo el mundo a tener un buen bagaje de lecturas ‘’obligatorias’’ en casa y de ir aprovechando la fantástica oportunidad que son las bibliotecas para ampliar dicho bagaje. ¡Las bibliotecas son un regalo!

  • El cine adapta muchas novelas a la gran pantalla, sin embargo también existen películas basadas en poemas como “O brother!”, “Braveheart”, “Mulan” o “Pesadilla antes de Navidad”. ¿Qué crees que tiene la poesía para trasladarla al cine?

La poesía es una forma de dar a conocer una historia pero sin contarla. Es algo así como pintar en vez de escribir. Cada verso son pinceladas que no siguen un ritmo lineal sino que simplemente ocurren y la mente no sabe explicar cómo pero, de pronto, entiende. Cada uno lo hace de una forma distinta. Creo que es la forma más personal de contar una historia, porque es diferente y específica para cada persona. El cine busca mucho ese reconocimiento y esa sensación. Es una mezcla entre un cuadro y un libro así que, teniendo ese gran potencial, es una herramienta muy valiosa para hacer poesía si se utiliza bien.

  • ¿Con qué personaje literario te identificas?

Básicamente con cualquiera donde el autor me haga reconocerme. Cada personaje es una persona y podemos sacar cosas en las que identificarnos. Por eso leemos al fin y al cabo, para conocernos más a nosotros mismos. Eso sí, me gusta identificarme siempre con los protagonistas.

Muchas gracias por colaborar con nosotros y mucha suerte para el futuro.