El Bibliótafo

leon h vicente el bibliotafo.cdrBibliófilos, bibliótafos… ¿Biblioqué? os estaréis preguntado muchos. Importante conocer la diferencia, los bibliófilos, son aquellos amantes de los libros, que adquieren libros con pasión, no sólo por almacenarlos. Mientras que los bibliótafos entierran libros; no literalmente, pero a veces con el mismo efecto que si los hubiera metido bajo tierra.

Uno de ellos, el protagonista de esta historia, es el más simpático que ha pisado las calles durante mucho tiempo. Acumuló sus libros durante años en el enorme desván de una granja del condado de Westchester. Cuando aquella biblioteca ya no cupo en el desván la trasladó a un gran almacén del pueblo. Era la atracción del lugar. Los aldeanos aplastaban la nariz contra las ventanas e intentaban curiosear en la penumbra a través de las persianas medio bajadas… era casi como una catedral … de libros.

Si queréis conocer todas las historias y anécdotas de este divertido amante y coleccionista de los libros, tendréis que leeros el libro de Leon H. Vincent, El bibliótafo.

Inmaculada Pérez