Bibliotecas tap-tap, bibliotecas móviles en Haití

biblioteca-tap-tap-lectura-superar-tragedia

Haití tiene la renta per cápita más baja de todo el hemisferio occidental y es el país más pobre de América. Según Unicef, un 70% de la población vive en la pobreza.

Todo empeoró en 2010. Un terremoto de 7 grados destrozó el país, con consecuencias devastadoras.

Cuatro años después, en medio de este horror, la ONG Biblioteca Sin Fronteras ha puesto en marcha las Bibliotecas Tap-Tap, bibliobuses que atienden a una población de más de 3.000 personas cada mes.

El primer tap-tap se inauguró en julio de 2012 y en marzo de 2013 se lanzaron dos más. Cada uno contiene 400 libros.

Badis Boussouar, Jefe de Comunicaciones de Bibliotecas sin Fronteras, defendía la importancia de la lectura en las catastrofes humanitarias de la siguiente manera: “Para Bibliotecas sin Fronteras, no hay duda de que organizaciones y gobiernos deben dedicar la mayor parte de sus esfuerzos en promover el bienestar físico de las víctimas de un desastre. Pero se le debe dar también, la misma atención a una segundad medida: nutrir la mente, para ayudar a las víctimas a lidiar con la catástrofe y seguir adelante. Los libros y la expresión ayudan a sostener estimulación intelectual y promueven la autoestima y la resistencia en tiempos difíciles. A través de los libros, los ordenadores… el acceso a la información y los recursos culturales, fortalecen a las personas y les dan herramientas para reconstruir todo aquello que han perdido”.