“Soy un novelista cuyo hobby es ir a la oficina de 8 a 3”

carlos erice

.

Carlos Erice (Pamplona, 1971) es Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales.

Es autor de Beautiful Rhodesia novela ganadora del III Certamen López Torrijos, publicada por Ledoria.

También ha obtenido premios en numerosos certámenes de relatos, como el Paso del Estrecho, el de Relato Breve del Ayuntamiento de Pamplona o el MostrARTEnavarra, o este año el Relato Reino de Tartessos en Guadix (Granada).

  •  ¿Recuerdas las lecturas de tu infancia?

¡Sí, claro! De crío yo era muy de cómic, “Astérix”, “Tintín”, “Mortadelo y Filemón” o incluso los “Don Mikis”. Y, si hablamos de novelas, me deslumbró La isla misteriosa de Julio Verne y dos series “policíacas”, “Los tres investigadores” y “Balduino Pito, maestro de detectives”, de Wolfgang Ecke. Luego, conforme me iban saliendo granos y bigote, empecé a darle a Frederick Forsyth y Sven Hassel.

  • ¿Cuáles son tus géneros favoritos?

Sobre todo leo novela y algo de relatos. Dentro de la novela, me chifla la negra, pero también cualquiera que tenga que ver con la Historia del siglo XX. Es una época terrible, guerras, colonialismo, revoluciones…, pero la encuentro fascinante, con hitos como la lucha de África por su independencia o la de la mujer por obtener la igualdad.

  • ¿Qué título que hayas leído recientemente nos quieres recomendar?

Venga, os recomiendo dos thrillers excelentemente escritos, El leopardo de la medianoche, del sudafricano James McClure, ambientada en la Sudáfrica del apartheid, y Correr a ciegas, de Javier Díez Carmona, que narra las peripecias de un fugitivo vasco en la Nicaragua postsandinista. En ambas se combinan dos de mis pasiones, género negro e Historia Contemporánea. Por otra parte, os recomiendo no perder de vista a autores navarros como Patxi Irurzun, Mikel Alvira o Eduardo Laporte y, en euskera, a Jon Arretxe y Alberto Ladron Arana.

  • Isabel Allende siempre empieza sus libros un 8 de enero. Además, enciende velas para llamar a las musas, coloca flores sobre su mesa de trabajo para alejar el aburrimiento y planta las obras completas de Pablo Neruda debajo del ordenador con la esperanza de que sus escritos le inspiren por ósmosis. ¿Tienes manías, rituales, costumbres a la hora de escribir? ¿Y a la de leer?

Pues no, no tengo ninguna, pero me las tendré que inventar, que veo que queda muy bien confesar cosas así en una entrevista.

  • ¿Podrías hacer un microrrelato con la frase “leyendo se entiende la gente”?

Venga, ahí va.

El manual de la tableta

Siempre me pasa lo mismo, joder, estoy hasta los mismísimos. Cada dos por tres hay que andar cambiando de móvil, de cámara de fotos, de ordenador. No te digo nada de la puñetera TDT y sus decodificadores, que nunca funcionan en teles viejas.

Harto estoy de tanto chisme tecnológico.

Pues bien, ahora va y me viene la cría con que le enseñe a manejar la tableta que le ha traído Olentzero. Vaya trasto, no tengo ni idea, qué ganas de tirarlo por el retrete y que se vaya a tomar por.

En fin, vamos a ver si mirando las instrucciones…

Ahhh.

Mmmmm.

Ajá.

Claro.

Esto empieza a chutar, sí, por fin, no te decía yo que leyendo se entiende la gente…

  • ¿Cómo acaba un economista escribiendo novela negra? ¿Es fácil compaginar ambas facetas?

Siempre he dicho que yo soy un novelista cuyo hobby es ir a la oficina de 8 a 3. A partir de ahí, escribo cuando me da la gana, sin la presión de tener a una editorial o un agente literario encima, que te anden exigiendo el cumplimiento de plazos de entrega y cosas tan poco artísticas. Mi hobby de 8 a 3 me proporciona la libertad creativa que necesito.

  • ¿De dónde vino tu inspiración para escribir Beautiful Rhodesia? ¿Has visitado esa zona de África?

Hace muchos años conocimos a una chica de Zimbabwe, de raza blanca, hija y nieta de colonos. Ella nos daba una visión romántica, idílica, casi colonial, muy en plan “Memorias de África”, de su país. Más recientemente conocí a un inmigrante negro de allí que contaba su versión, o la de sus padres, mejor dicho, sobre la época de la segregación racial y la lucha por el reconocimiento de los derechos civiles de la población africana. Esas dos visiones tan opuestas de un mismo país sobrevuelan toda la trama de Beautiful Rhodesia.

  • ¿Va a haber una segunda parte de Beautiful Rhodesia?

De momento, no. La próxima primavera Ledoria publicará mi segunda novela, también ambientada en África, aunque su trama nada tiene que ver con Beautiful Rhodesia. Pero quién sabe si en un futuro retomo algún personaje de Beautiful para otras historias…

  •  ¿Qué presencia tienen las bibliotecas en tu vida? ¿Las visitas con frecuencia?

Confieso que soy más de comprar libros que de tomarlos prestados (no te digo nada de prestarlos yo…). Pero sí que las piso, al menos una vez al mes, ya que pertenezco al Club de Lectura de la Biblioteca de San Jorge, en Pamplona. Supongo que el paraíso debe de ser una biblioteca porque tanto libro junto me pone. Muchísimo.

  • ¿Ha sido fácil la promoción del libro? ¿Te has apoyado de redes sociales como tu blog “Asomado a la estafeta” para ello?

Ledoria, la editorial que me publica, es pequeña, y no tiene, ni de lejos, el poder publicitario de las grandes multinacionales del libro. Pero eso no quita para que sus novelas se hayan ganado muy buenas críticas en blogs, periódicos, radios y otros medios de comunicación. Como dices, además, las redes sociales permiten un contacto directo e inmediato con el público, y no son pocas las personas que confiesan haber descubierto mi novela a través de mi blog.

 Muchas gracias Carlos por tu participación y por este relato improvisado