This book is overdue!

this book is overdueThis book is overdue!: how librarians and cybrarians can save us all, Marilyn Johnson, Harper, 2010.

Si eres de los que piensan que en vacaciones académicas las bibliotecas podrían cerrar porque, “total, qué van a hacer”;  si eres de los que afirman “¡qué bien, bibliotecaria, todo el día leyendo!”; si eres de los que preguntan que si para trabajar en una biblioteca hace falta estudiar; si crees que el trabajo bibliotecario se ciñe a prestar, devolver, ordenar y forrar una colección formada por unas pocas novelitas … ¡a qué esperas, DEBES leer este libro a la vez que avanzar de siglo!

Si por el contrario te consideras un verdadero usuario de biblioteca, simpatizarás con este libro y esta reseña, aunque trate de un tema tan focalizado y esté en inglés.

Sí, amigos, la profesión bibliotecaria hace años que se instaló en el presente, con vistas al futuro y a las necesidades de información de sus usuarios.

Que llevemos lentes, moño y permanezcamos solteros es una opción personal, no viene con el cargo. Que os mandemos callar, ¡es cosa vuestra, majetes!. Lo que sí es intrínseco al puesto es la aceptación de las nuevas tecnologías como herramientas imprescindibles en el desarrollo de nuestro trabajo. Si no quieres terminar sepultado por la ingente cantidad de información a la que tenemos acceso hoy en día, si no quieres enfermar de infoxicación, hazte amigo de un bibliotecario: aunque no somos superhéroes, sabemos cómo organizar la información y flirteamos con las bases de datos. No tenemos respuesta para todo, pero sabemos dónde encontrarla.

Bibliotecarios del mundo, ¡hasta el infinito y más allá!

Con humor, Inmaculada Setuáin Mendía