«El lector se hace gracias a los estímulos, la educación, las costumbres y las enseñanzas de padres y educadores»

Juan Manuel García Cámara es diplomado en Biblioteconomía y Documentación por la Universidad de Zaragoza. Realizó la Prestación Social Sustitutoria (PSS) en la Red de Bibliotecas Públicas de Aragón y disfrutó de una beca en la Biblioteca General de Navarra. Después recaló en la Biblioteca Pública de Cadreita y en empresas privadas de catalogación-retroconversión de fondos bibliográficos, como Ex libris y Organtola.

Posteriormente, en Madrid trabajó con fondo histórico en la Biblioteca Histórica Complutense, bibliotecas especializadas ministeriales, la Biblioteca de la Universidad Autónoma de Madrid y la Biblioteca Pública de Móstoles, a la vez que terminaba la Licenciatura en Documentación en la Universidad Complutense.

Ya de nuevo en Navarra, trabajó dos años en la Biblioteca de Ciencias de la Universidad de Navarra hasta que aprobó la oposición de Encargado de Biblioteca para el Gobierno de Navarra. Hasta la fecha sus destinos han sido Carcastillo y posteriormente Peralta, donde lleva casi cuatro años.

Ha participado en la elaboración del Plan Estratégico de Bibliotecas Públicas de Navarra (2010-2014), y forma parte del Equipo de trabajo “Biblioteca-Escuela”, consistente en fomentar y formar usuarios desde los centros educativos, haciendo hincapié en la importancia del uso de las bibliotecas.

Sus principales aficiones son: estar con su familia, leer, practicar deporte y viajar, especialmente en autocaravana. Muy aficionado también a la música rock, pasión que ha hecho que pusiera en marcha el nacimiento de una rockoteca, iniciativa inexistente en España hasta ahora. Se trata de una sección, dentro de una Biblioteca Pública, destinada a recoger, organizar y difundir documentos en cualquier formato, relacionados con el rock. La rockoteca lleva el nombre de un disco extraordinario: En un lugar de la marcha de una banda mítica -Barón Rojo-, y es un espacio destinado a la divulgación de la música rock.

  • ¿Recuerdas tus primeras lecturas?

Recuerdo con mucho cariño los cómics, género con el que me inicié en la lectura. Más tarde conocí los libros de aventuras de Emilio Salgari, las aventuras de Los cinco, de Enid Blyton, las historias de los Hollister…Y así hasta el descubrimiento de novelas de más madurez. Estos inicios llegaron a través de las bibliotecas públicas, como les ocurrió a tantos otros jóvenes.

  •  En tu opinión, un lector ¿nace o se hace?

Imagino que hay un componente hereditario-genético en un porcentaje pequeño pero creo que, principalmente, el lector se hace gracias a los estímulos, la educación, las costumbres y las enseñanzas de padres y educadores.

  •  Recomiéndanos algún libro que te haya gustado especialmente.

Me gusta mucho la novela policíaca, especialmente autores como John Verdon, David Baldacci o John Katzenbach. De entre los autores españoles, mis preferidos son José Luis Sampedro y Juan Marsé.

  • En la actualidad trabajas en la Biblioteca Pública de Peralta. ¿Qué actividades habéis organizado para celebrar el Día del Libro?

Los días 23 y 24 de abril y 7 de mayo, los escolares de Educación Infantil visitarán la Biblioteca y tendrán una sesión de cuentacuentos.

El 25 de abril, Inés Bengoa representará su obra Carabí Carabá para niños y niñas de todas las edades en las instalaciones de la Biblioteca.

El  27 de abril, en la Rockoteca, habrá una actuación de los combos de la Escuela de Música de Peralta. Se interpretarán temas de música pop, rock, y heavy-rock.

  •  Has sido presidente de ASNABI (Asociación Navarra de Bibliotecarios) hasta enero, así que la conoces muy bien. ¿Cuáles son sus principales líneas de actuación?

Entre otros proyectos, se ha tratado de dar un impulso a las bibliotecas escolares en Navarra, relacionándolas con las bibliotecas públicas. Para ello se ha creado un grupo de trabajo. Esperamos que cuente con el apoyo de los Departamentos de Cultura y de Educación, puesto que es un asunto prioritario en la autoformación de los estudiantes. Por otro lado, se intentó llevar a cabo la creación de un Colegio Profesional de Bibliotecarios, Documentalistas y Archiveros de Navarra; desgraciadamente, no hubo demasiado interés ni apoyo por parte de los propios profesionales, y espero que esa falta de ambición no la tengamos que lamentar algún día.

  • Si como Alicia pudieras atravesar el espejo, ¿con qué personaje literario te gustaría encontrarte al otro lado?

Cualquiera que defienda valores universales como la honestidad, la racionalidad, el  sentido común y el entusiasmo por lo que uno cree.

  • En tu trayectoria profesional has pasado por bibliotecas pequeñas, medianas y grandes… ¿Cuál te roba más el corazón y cuál te quita más el sueño?

A la primera parte de la pregunta, responderé diciendo que me roban el corazón las bibliotecas escolares, por la importancia que supone para los niños la adquisición de buenos y constantes hábitos lectores. Verdaderamente, es una pena que estas bibliotecas no se hayan apoyado más. Y en los últimos años, me quitan el sueño las bibliotecas públicas, puesto que asistimos a continuos recortes tanto en recursos como en personal.

  •  Afirmas que la de bibliotecario es toda una vocación, ¿cómo consigues mantenerla pese a las dificultades que la rodean?

No me cuesta mucho trabajo mantener la vocación bibliotecaria, puesto que es una profesión que me gusta mucho desde que era pequeño. Si además de estar a gusto en lo que haces, te sientes apoyado por tus usuarios, ¡es el colmo de la satisfacción!

  • Conoces bien el termómetro literario de nuestra Universidad, sobre todo en el campus de Ciencias. ¿Qué destacarías del él?

Es una gran idea disponer de una sección de PLC o libros para leer en casa dentro de una biblioteca universitaria, especialmente en un campus de Ciencias. Creo que ayuda a los estudiantes de disciplinas tan pragmáticas a no perder el contacto con el mundo de la creación literaria. Tengo muy buenos recuerdos del uso e interés que despertaba esta sección.

  • Inevitable la pregunta por el libro-e, ¿cómo percibes desde tu posición lo que va calando este formato entre los usuarios de las Bibliotecas de Navarra?

Sobre el uso del libro electrónico, estamos todavía en una fase experimental. Ha habido alguna experiencia individual de bibliotecas concretas que “prestan” e-books, aunque es pronto aún para valorar los resultados. Ciertamente, va calando entre los usuarios que se trata de un formato con muchas ventajas, aunque también es cierto que costará desmarcarse de la cultura del papel.

  • Para terminar, dos deseos: ojalá las bibliotecas … y ojalá los lectores …

Ojalá las bibliotecas tuvieran más apoyo institucional y ojalá los lectores fuesen más exigentes con ellas, lo que redundaría en su mejora y daría más brillo a su imagen social.

 Agradecemos a nuestro colega su dedicación y esperamos que sus deseos se cumplan.