Los peces de la amargura

Los peces de la amargura, Fernando Aramburu, Tusquets, 2006.

Los peces son escurridizos. De colores, de distintas variedades y escurridizos. Los peces, como los sentimientos, nadan a sus anchas. Cuando parece que los tienes controlados y que los puedes atrapar con tu mano, escapan.

La amargura es dolor agrio, desconsuelo, sufrimiento. A diferencia de los peces, se instala y es costoso que se escape.

Dile a tu marido que deje el puesto y se vaya. Si no, le tendrás que ir preparando la capilla ardiente y no te lo digo más. Ya estáis avisados, sinvergüenzas.

Los peces de la amargura es un volumen formado por cuentos con un tema común, la violencia de ETA. Está escrito por el donostiarra Fernando Aramburu, escritor que ya ha pasado por este blog en forma de entrevista .

Las historias de este libro transcurren en el País Vasco. Madres, padres, hijos, víctimas, vecinos; vacíos, desplantes, imposturas, pesadumbre, supervivencia, ceguera, sinrazón, perdón, flotan en estas páginas.

Y todo por meterse a concejal. Yo es que no me lo explico. Si sabe que ETA se cepilló al que ocupaba el cargo antes que él, ¿para qué se arriesga? ¿Le gusta ir de mártir por la vida o qué?

No son historias complacientes, sí que están hechas de verdad, sin maniqueísmo. Historia y memoria al servicio de la ficción. O al revés.