La apuesta

La apuesta, John Boyne, Salamandra, 2010.

“Todo empezó la tarde de un miércoles de julio, cuando llevaba varios días de vacaciones del colegio…”

Tras el éxito de El niño del pijama de rayas, el paso prácticamente desapercibido de Motín en la Bounty y La casa del propósito especial, recién publicado también en nuestro país, aparece este pequeño relato escrito expresamente para formar parte de la serie Quick Reads (Lecturas Rápidas)*, una iniciativa lanzada con el fin de fomentar el hábito de lectura entre los adultos en el Reino Unido. La apuesta se transformó en un inesperado y masivo éxito de ventas en Inglaterra

Para conseguirlo, el autor se vuelve a introducir en la mente de un niño (al igual que en El niño del pijama de rayas) – en este caso llamado Danny Delaney – que disfruta como todos los niños de su edad de una plácidas vacaciones de verano con la seguridad absoluta de que nada puede romper su felicidad y el suave transcurrir de las horas veraniegas. Hasta que un hecho insólito viene a romper la calma del verano y, desde su infantil perspectiva, la unidad de esa familia que él siempre había creído irrompible.

Con un lenguaje sencillo, Danny nos narra los terribles acontecimientos que se suceden en su tranquilo entorno cuando su madre atropella y provoca el coma a un niño del vecindario, destruyendo la armonía del hogar y dejando a Danny desvalido ante la falta de reacción de su madre que, sintiéndose terriblemente culpable, no es capaz de hacerse cargo de su familia ni de su hijo.

Un relato intenso, fácil de leer, en el que se ve que el autor se desenvuelve como pez en el agua cuando se trata de los pensamientos de personajes infantiles, que transmite el dramatismo de la situación real y los terribles sentimientos de abandono y ruptura que asaltan en plena infancia.

Tal vez defraude a algunos como un autor “soso”, según lo han calificado algunas críticas. Habrá que leerlo para opinar (94 págs.) A mí me ha encantado. Por eso todos los comentarios ayudarán a despejar ésta y otras dudas, como la de si hay adultos entre nosotros que no han leído jamás un libro…

¿ Creéis que sería factible una iniciativa así en nuestro país?

Vuestro turno, podéis opinar.

*Otros libros de Iniciativa Lecturas Rápidas