“Leo por la belleza que contiene la escritura”

Maite Díaz Navarlaz

NOTA: La noticia del fallecimiento repentino de nuestra última persona entrevistada en este blog, Maite Díaz, nos ha dejado sobrecogidas. Más cuando colgamos su entrevista el mismo día que falleció, ajenas nosotras a esta luctuosa noticia.
Desde aquí agradecemos a Maite su ilusionante colaboración en el blog y le pedimos que nos siga ayudando en esta tarea de fomentar el placer de la lectura desde el Cielo y sobre todo a descubrir la belleza de la escritura y la lectura como ella lo descubrió.Descanse en paz.

***************************************************************************************

Entrevistamos a Maite Díaz Navarlaz, profesora e investigadora de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Navarra, quien durante 2009 se incorporó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra (Suiza) donde lideró un proyecto sobre la seguridad en las Unidades de Cuidados Intensivos de los hospitales españoles.

En 2008 obtuvo una de las becas que concede la OMS y la Universidad Johns Hopkins para realizar un programa de formación en seguridad del paciente. Gracias a esta beca cursó un Máster en Salud Pública en la Bloomberg School of Public Health de la universidad norteamericana.

  • ¿Por qué lee usted?

Leo porque me apasiona, porque aprendo de los personajes, porque conozco otras culturas, porque me permite contemplar a seres humanos a los que no llegaría a conocer nunca en el mundo real, porque atisbo ramalazos de bondad en cada personaje más allá de los estereotipos y de la superficialidad con que a veces se presentan en la realidad. Leo  – como decía aquel alumno de C.S. Lewis en la película Tierras de Penumbra–  para no estar sola. Leo por la belleza que contiene la escritura; hay veces que releo frases o párrafos una y otra vez con la misma fascinación de quien contempla la más bella obra de arte.

  • ¿Qué géneros literarios le gustan más?

Me gusta mucho la novela en general. Me atrae la novela histórica porque me ayuda a situar épocas y acontecimientos de modo fácil al hilo de cualquier argumento. De las novelas policíacas me gusta la minuciosidad y la paciencia con que vuelven una vez y otra a la investigación policial. Me atraen también las biografías. El ensayo es un género que también me gusta y leo de vez en cuando pero requiere más tiempo y algo de paz para posar lo que se lee. Con la poesía… Estoy en deuda.

  • ¿Qué autores son los que más le gustan?

No tengo preferencias especiales, me guío más por obras que por autores.

  • ¿Recuerda de manera especial algún libro de los que ha leído y por qué?

Son tantos que no quiero ser injusta, pero me mojaré: el primer libro serio que leí con apenas 11 años fue La vida sale al encuentro de José Luis Martín-Vigil. Me impactó, fue mi primera experiencia con la muerte y la literatura. A partir de ahí comencé a leer mucho y en serio.

Recuerdo también a  Miguel Delibes con La sombra del ciprés es alargada. Su prosa limpia, sobria y profunda me atrapó y otra vez aparece el personaje enfrentado con la muerte, el más allá, algo que a mí también me interpela.

Para poner una nota de humor citaré al clásico El guardián entre el centeno de Salinger y Aparición del eterno femenino: contada por su majestad el rey de Álvaro Pombo. La agilidad y frescura con que están escritos, la narración de sus personajes adolescentes, me incita a la sonrisa. Con ellos lo pasé especialmente bien.  Son libros que se deberían leer.

Más recientemente El Padre Elías de Michael D.  O’Brien, un libro apocalíptico ambientado en el tiempo actual que refleja las características del momento, resultándome interesantísimo. El sanador de caballos de Giner es la gesta de un adolescente que se convierte en héroe aprendiendo el arte de la veterinaria, tan importante en la Edad Media, época donde el caballo era el vehículo para las guerras. La casa del propósito especial de John Boyne -autor de El niño con el pijama de rayascuenta la historia de los últimos zares de Rusia y su familia  con una cadencia tal de narración, que no intuyes hasta el final quién es la protagonista. Y tantos otros…

  • ¿Cuál es el último libro que ha leído?

El tiempo entre costuras de María Dueñas, hace apenas unos días. Entretenido, bien escrito. La trama transcurre en Madrid y en el Protectorado español de Marruecos durante la Guerra Civil española. Novela documentada históricamente. Un hallazgo y una anécdota: tras el final de la guerra civil española quedaban pocos talleres de alta costura abiertos en Madrid, entre ellos el de Flora Villareal y así aparece en la novela, año 1940. La anécdota es que ella, modista de alta costura, fue la diseñadora de los uniformes de enfermeras de la CUN, todavía vigentes. El libro lo he recomendado a la encargada del vestuario de la CUN. ¡Me dice que ya lo han comprado cuatro señoras que trabajan con ella!

  • ¿El hecho de ser enfermera, le inclina a leer algún género especial de libros? ¿En un área tan científica, detecta usted el hábito de lectura? ¿Existen rasgos comunes en lo literario entre los de su profesión?

No, no especialmente, me gusta todo lo diverso y distinto a mi profesión. Quizá señalaría que me gusta la literatura donde quedan reflejadas trayectorias vitales. La enfermera, sin rechazar la vertiente científica, tiene una vertiente humana muy importante. Sin embargo, el hábito de leer depende más de la individualidad que del corporativismo profesional. No se lee más o menos por ser enfermera. No sé cuánto leen las enfermeras, ésta es la verdad; pero yo desearía que fuera mucho porque es una escuela que enseña cosas que no se aprenden de otro modo.

  • Tras su amplia experiencia en el extranjero: USA, Suiza, etc. ¿Considera que existe una clara diferencia lectora respecto a España?

Al parecer sí, a tenor por la cantidad de libros que se venden más en esos países que en España. No somos -literariamente hablando- un país muy cultivado, y es una pena.

  • ¿Lee libros que le recomiendan o los que más se venden?

Los libros que más se venden no siempre son los mejores o la mejor literatura. No leo cualquier cosa por mucho que se venda; me informo, selecciono y elijo. Si personas de mi entorno, amigos, me recomiendan un libro, lo tengo en cuenta. Si he de hacer un regalo, siempre o casi siempre es un libro. Y ya de paso, y aprovechando el blog, si alguien quisiera regalarme algo: ¡ Por favor que sea un libro !

  • ¿Cree que el blog tiene los contenidos suficientes como para llegar al personal de la Clínica Universidad de Navarra y a los alumnos de enfermería de su Escuela?

Me impresionó gratamente cuando supe de su existencia hace pocas semanas, pienso que es una gran iniciativa que se irá consolidando con el tiempo. Novedades, críticas literarias, foros de opinión sobre libros, etc. Pueden ser de gran ayuda para los lectores de la Universidad de Navarra. Resaltaría más la entrada al blog en la web, hay que buscarlo, pasa desapercibido. Para que el blog pueda llegar más a profesionales de la Clínica sugiero que la intranet de la CUN tenga un acceso directo al blog. Sería interesante preguntar a los alumnos qué opinan del blog. Desearía que nuestros alumnos, como el resto de ellos, se aficionaran a la lectura.

Todavía recuerdo oír decir al profesor Alfonso Nieto, entonces rector, que ser universitario consistía en saber leer y escribir. ¡Nada más y nada menos!

  • En la actualidad se habla mucho de biblioterapia: los libros como arma terapéutica. ¿Comparte usted este concepto en su experiencia como enfermera? ¿Cuál es su experiencia con el paciente? ¿Suele hablar de libros con ellos?

Comparto totalmente la idea de que los libros pueden tener un efecto terapéutico importante aunque he de decir que no tengo experiencias con pacientes. Sería un tema muy interesante para investigar. Hablo de libros con pacientes si sé que están leyendo, aunque a veces están tan enfermos que los libros no son su punto de interés.

La lectura tiene su momento.